BIENESTAR

Somos inspiración

Por Nancy Ortíz / Equipo Únicas.

Cada mujer es Única e Inigualable, fuimos creadas a imagen y semejanza de Dios, cada una tiene su propia personalidad, carácter, fuimos dotadas con emociones y sentimientos a flor de piel. La Biblia en 1 Pedro 3:7 nos describe como Vaso frágil y coherederas de la gracia de la vida. Y es que no importa el ámbito en donde nos desempeñemos cada una de nosotras funge como inspiración para las personas que le rodean. Si, aunque muchas veces no nos demos cuenta, podemos motivar a otras personas.

En la Biblia se relata la historia de una mujer que escuchó atentamente el mensaje de Pablo y dispuso su corazón, se convirtió al cristianismo, luego decidió bautizarse y junto a ella toda su familia.

De hecho, esta historia se considera la primera conversión documentada de una mujer en Europa. Esta mujer se llamaba Lidia.

Hechos 16:13-15, El día de descanso nos alejamos un poco de la ciudad y fuimos a la orilla de un rio, donde pensamos que la gente se reuniría para orar, y nos sentamos a hablar con unas mujeres que se habían congregado allí. Una de ellas era Lidia, de la ciudad de Tiatira, una comerciante de tela purpura muy costosa, quien adoraba a Dios. Mientras nos escuchaba, el Señor abrió su corazón y acepto lo que Pablo decía. Ella y los de su casa fueron bautizados, y nos invito a que fuéramos sus huéspedes. «Si ustedes reconocen que soy una verdadera creyente en el Señor – dijo ella – vengan a quedarse en mi casa» y nos insistió hasta que aceptamos.

Que podemos aprender de Lidia, ella era una mujer:

  • Trabajadora, Lidia era una emprendedora, una mujer activa en los negocios, de hecho la tela purpura era de las más caras de la época y muy cotizada por las personas de renombre.
  • Adoradora, Lidia iba al río a orar con las mujeres judías, aunque no se había convertido al judaísmo, ya conocía que Jehová era el único Dios verdadero.
  • Decidida, ella respondió al llamado de Dios voluntariamente, de inmediato y sin dudar no resistió al Espíritu Santo y acepto a Cristo como su Señor y Salvador y gracias a esa decisión su familia también fue salva y decidió bautizarse junto a toda su familia.
  • Servicial y hospitalaria, al conocer al Señor Lidia ayudo a Pablo y demás misioneros en la obra tanto económicamente como con sus habilidades y talentos, brindando su casa para las reuniones cristiana.
  • Lidia es un ejemplo de cómo nuestro comportamiento, actitudes y decisiones influyen en las personas a nuestro alrededor, primero en los más cercanos a nosotras, nuestra familia, luego, también influimos en nuestro circulo social, las amigas, porque quizá más mujeres que iban al río decidieron creer y bautizarse al ver a Lidia. En el ambito laboral o negocios tambien podemos influir y destacar, realizando con excelencia nuestras actividades. Lidia trascendió porque también influyó en su comunidad y mas allá de esa región al abrir su casa como un lugar para recibir misioneros y proclamar las buenas nuevas de Salvación y hasta hoy en día, podemos reconocerla como una de las mujeres importantes de la Biblia.
  • Por eso en esta edición te motivamos a que con tu testimonio puedas inspirar positivamente a tu alrededor.

What is your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in:BIENESTAR