Bienestar social

Reingeniería Social

Por Cesar Yamandú Sanchéz / Profesor

En los últimos años estamos padeciendo una profunda transformación por todo el mundo, que abarca todas las áreas imaginables e incluso muchas que no imaginamos.

Las nuevas generaciones son las más afectadas, viéndose acostumbradas, impregnadas, y hasta sumergidas, en toda una serie de concepciones y modos de ver la vida, que condicionan sus reacciones y sus decisiones, y hasta la misma visión que tienen de sí mismos.

Esta transformación ya comenzó hace décadas. Comenzó de muchas maneras y en variados frentes. Algunos muy fáciles de detectar, como la universidad, la televisión, las películas y la cultura en general, cada vez promoviendo con más beneplácito y dándole más tiempo y oportunidades de difusión a toda clase de inmoralidad, patrones de vida pecaminosos y valores contrarios a los cristianos.

Cada año que pasa, más personas, especialmente entre los jóvenes, en países considerados cristianos, está percibiendo al evangelio como algo retrógrado, contrario a los derechos humanos y hasta como un discurso de odio.

La inundación, avanza en mayor o menor grado dependiendo de cada país, ya está llegando a la educación secundaria, primaria y hasta preescolar, oficialmente promovida por los gobiernos o extraoficialmente por los adeptos, entre ellos muchos maestros y profesores.

Ya se están presentando, y aprobando, leyes que prohíben brindar ayuda a un homosexual, por más que él se acerque a la iglesia a pedirla.

En Canadá la pena por este “delito” puede ser de hasta 5 años de prisión. Allí el gobierno federal presentó una iniciativa de ley para prohibir las prácticas de terapia de conversión en noviembre de 2021 y en 1 mes se aprobó. La ley incluye cuatro nuevos delitos en el Código Penal que prohíben: causar que otra persona se someta a terapia de conversión, sacar a un menor de edad de Canadá para someterlo a terapia de conversión en el extranjero, obtener ganancias al proporcionar terapia de conversión y publicitar o promocionar la terapia de conversión. La ley también autorizaría a los tribunales a ordenar la incautación de anuncios de terapia de conversión o su eliminación de los sistemas informáticos o Internet.

Ministerios cristianos que han trabajado durante décadas ayudando, como por citar un ejemplo, Exodus Global Alliance, han tenido que cerrar sus oficinas en Canadá, en Australia, en Brasil, en México y en otros países.

Cada día se están difundiendo posiciones categóricas para eliminar toda esperanza de que un homosexual pueda cambiar, ni siquiera parcialmente. Estas posiciones son emitidas por autoridades, y organismos que le brindan un halo de seriedad, a pesar de carecer de la más mínima evidencia científica. No faltan acusaciones a iglesias de usar electrochoques u otros métodos de tortura con las personas homosexuales.

Ya no es de extraño escuchar a un ministro, fiscal general, y otras autoridades, expresar frases estilo “Las terapias de conversión o prácticas de conversión sexual prometen modificar la orientación sexual de las personas, cosa que no solo es imposible sino también un atropello a los derechos humanos.”

“Según se ha documentado, las terapias de conversión se valen de métodos de tortura, violencia física y psicológica”.

“El grupo de expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dijo en 2015 que las supuestas “terapias” que buscan “modificar” la orientación sexual o identidad de género sobre jóvenes LGBTQ+ son carentes de ética, sin bases científicas e ineficaces, además de poder llegar a la tortura.”

Las empresas no están a salvo de la inundación adoctrinadora. Incluso ejecutivos que no tenían ningún interés en temas ideológicos están siendo convencidos de plegarse a la corriente con una astuta carnada: el dinero.

Informes con apariencia de seriedad, de consultoras de gran prestigio y trayectoria ya llegan a la alta gerencia con afirmaciones como las siguientes:

“Los principales economistas consideran que la homofobia cuesta al PIB de los países 100.000 millones de dólares anuales.”

“Un entorno inclusivo también es un entorno más creativo y colaborativo. Además de empleados más comprometidos, las empresas inclusivas también disfrutan de enormes beneficios en sus finanzas. Tienen un 120% más de probabilidades de cumplir con sus objetivos financieros y tienden a tener 1,4 veces más ingresos.”

Para lograr esta “inclusión” se están creando grupos internos “pro-diversidad”, y se convocan a empleados que sean “aliados de la diversidad”. La finalidad es lograr controlar lo que pasa en cada departamento, oficina y rincón de la empresa, de modo que todos apoyen estas ideologías y adopten su lenguaje, rechazando lo que ellos consideran una dictadura “heteronormativa” y “cisgénero”.

Debemos estar atentos a los tiempos que corren, reforzando la vida de oración, individual y eclesial, de modo de estar listos para recibir la orientación de Dios y ser efectivos agentes de bendición, capaces de contener el avance ideológico, y presentar el poder transformador del evangelio, cada uno en las áreas de influencia que le han tocado: familia, comunidad, empresa, gremio, iglesia, o ministerio.

What is your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *