Maternidad

Maternidad atípica

Por Pastora Viví Alonzo / Colaboradora Únicas

La maternidad es uno de los regalos más maravillosos que una mujer puede recibir. La maternidad, es la realización de toda mujer que anhela ser madre y la bendición de Dios al darnos tan grande privilegio. La maternidad, es ese toque de felicidad y armonía que llena nuestra vida día a día y es la más grande expresión de amor, tolerancia y comprensión a un ser hermoso que depende de nosotras para crecer, desarrollarse y desplegar todo su potencial para llegar a ser una persona de bien en la vida. Cada mujer sueña con la maternidad perfecta, teniendo altas expectativas de lo que será esa etapa en su vida, con el mayor deseo de ser la mamá perfecta y cubrir todas las necesidades de sus hijos sin cometer errores.

Sin embargo, dentro del marco de la maternidad perfecta, hoy quiero hablarte sobre la Maternidad Atípica, esa que es diferente y que obliga a hacer cambios en la manera de ejercer nuestro rol de madres. Algunas personas no saben qué es la maternidad atípica y otras la viven día a día de la mano de Dios con esperanza y paciencia.

La maternidad atípica, es aquella que viven las madres que tienen hijos con autismo, asperger, alergias alimentarias y enfermedades eosinofílicas, lo cual, las hace ser heroínas día a día que están dispuestas a dar la milla extra, a pesar de que se vean expuestas a situaciones difíciles y dolorosas, a recibir la crítica o burla de otras personas que no tienen idea de lo que ellas y sus hijos puedan estar pasando, este tipo de maternidad exige de la madre más esfuerzo , tiempo, dedicación y puede que les prive de actividades que una mamá normal haría, pero aun así son felices y disfrutan de la maternidad, a pesar de la condición especial de sus hijos, ellas han decidido amarlos incondicionalmente dando el afecto, el valor y el respeto que ellos merecen.

Ante una sociedad que puede que los discrimine está una madre que sabe que ese hijo, esa hija, es un regalo de Dios que tiene un propósito por el cual llegó a su vida y cada día con su alegría, entusiasmo, fe, buen ánimo, optimismo y perseverancia, aunque esté agotada por lo duro de la faena estará agradecida con Dios, por el privilegio de ser madre y ver en sus hijos el avance y fruto de su esfuerzo diario. La biblia nos dice en gálatas 6;9 No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos.

What is your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in:Maternidad