Mente saludable

Manejo del duelo

Por: Emma Gómez / Psicóloga, hija de Dios, equipo Únicas.

Mira hacia el cielo es un lugar maravillosamente hermoso, pero ¿por què nos duele pensar que la persona que amamos está en un lugar mejor? no es que seamos egoístas, es que el dolor de ver partir a los seres queridos es real.

Cuando espiritualmente no entendemos el duelo, es difícil manejar las emociones, como el dolor o el sufrir, los recuerdos inundan cada rincón de la casa. Ahora bien, son 5 las etapas que se deben de pasar, y parece fácil entender en que etapa estoy, pero no es así, es para ir ligera de pensamientos, ligera del dolor, ligera del sufrimiento.

Comprendamos un poquito más:

Ya han pasado casi tres años del inicio de la pandemia, y es un vivo ejemplo del tema del duelo no necesariamente cuando fallece una persona, sino la pérdida de una relación amorosa, un empleo o algún bien.

El duelo se compone de 5 etapas:

1. Negación (No aceptar lo sucedido)

2. Ira. (esto nunca va ña terminar, no puedo con esto)

3. Negociación (por qué no puedo encontrar una solución)

4. Depresión (No tengo ganas de nada, para qué me levanto)

5. Aceptación (cuando ya puedes hablar de lo sucedido, sin que el dolor embargue tú vida)

Si nos fijamos, estas etapas, todos las hemos pasado desde personas sin dinero hasta personas famosas, para todos es el mismo sentir, no importa tu situación, es difícil, estar con la ausencia de perder. Cada una tiene su tiempo, el buscar ayuda emocional hará más ligero el sufrimiento, hay un refrán que dice, “El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional.”

No hay magia, que alguien te diga que desaparecerá, pero si saber equilibrar las emociones hará que pases de la negación a la aceptación, en cuanto tiempo, no hay reglas, solo vive cada etapa. El tiempo que sea necesario, no reprimas el dolor, llora, ríe, canta, pero saca ese sentimiento, eso te dará la oportunidad de volver a ver el resplandor del sol.

No te juzgues, por lo sucedido, recuerda los momentos maravillosos que viviste con esa persona amada, o en ese lugar, pero recuerda que la vida sigue adelante, aunque el momento es terriblemente gris, se quedan los recuerdos. Habla con Dios, no reclames.

Si tuviste la oportunidad de servirle a esa persona o lo hicieron por ti, no te culpes, dale las gracias a Dios por cada momento compartido, hay personas que dicen, “desde que no estás el café no sabe igual, el sol no brilla como antes, todos los días llueve, aunque esté soleado, los recuerdos inundan cada rincón de la casa, y en la cocina puedo jurar que se escucha tu risa.

Las flores se marchitaron; y los gatos se han escapado así como se te escapó la vida, me he negado a hablar con Dios, no hay explicación para la crueldad de llevarte de mi lado, nadie puede estar mejor sin el brillo de tus ojos.”

Te comprendo, aunque no te conozco se por lo que pasas, pero recuerda.

¿Qué dice en Filipenses 1 21? porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Para muchos la muerte es dejar el sufrimiento de una enfermedad, llora, no te detengas, dale las gracias a Dios a la vida por el tiempo compartido, busca nuevos proyectos, mira a tu alrededor, hay personas que quieren tú presencia, pero no se siente, vuelve a vivir.

Busca nuevas emociones positivas, que lo que has pasado, te sirva para comprender a otras personas de una mejor manera, la vida tiene momentos y hay que saber vivirlo, todo tiene su tiempo y espacio.

“No sabes lo fuerte que eres, hasta que ser fuerte es la única opción” Bob Marley.

What is your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *