PRODUCTIVIDAD

El desafío de ser madre y universitaria

Por Cindy Mejía de Sales / Esposa, madre de tres y universitaria.

Iniciar un proyecto siempre resulta muy complicado cuando uno es madre, no me dejarán mentir que ésta tarea consume la mayor parte de nuestro día a día, en muchas ocasiones, dejamos de último nuestras necesidades como seres individuales, pero llega un momento en la vida de cualquier mujer donde se cuestiona si esto es lo único que nos queda por hacer, ser mamás de tiempo completo.

Mi vida universitaria inició en medio de este cuestionamiento, en un momento donde me sentí que a pesar de que amo a mis hijos, también necesitaba algo para mí, algo que me hiciera sentir un crecimiento como persona, nunca imaginé que un día me levantaría con la decisión de realizarlo, con todos los miedos que esto implica y con pensamientos de que talvez no iba a ser capaz de realizarlo.

Recuerdo que el día que fui a realizar mi examen para ser aceptada en la universidad, mi esposo y mi hija más pequeña me acompañaron, no se imaginan el orgullo que se veía en el rostro de mi compañero de vida. Este proyecto no solo termina siendo al 100% de uno, todos los miembros de la familia forman parte, a veces es difícil adaptarse, pero cuando todos entienden que tú como ser humano necesitas de esto, ellos son los primeros en echarte porras.

El primer día de universidad fue difícil, había muchas cosas que no comprendía, así transcurrieron muchos días, inclusive meses, a veces sientes que no eres lo suficientemente inteligente, pero al final para eso regresas a la universidad, para aprender y obtener conocimientos que no tenías. Ya han pasado tres años desde ese primer día, ha sido un largo viaje, días de cansancio, desvelos, a veces de lágrimas, pero a pesar de todo también hay momentos increíbles y satisfactorios, llenos de alegría.

Algo muy curioso, es como Dios te puede utilizar en este proceso, pues en este camino por recorrer, te puedes encontrar con muchas más madres que lo están intentando al igual que uno, me encontré con compañeras que no solo necesitan apoyo en tareas sino en su vida, muchas veces es más fácil hablarles de ciertos temas, cuando ellas sienten que las entiendes, porque vamos en el mismo barco, sentimos frustraciones al mismo tiempo y sentimos alegría cuando todo va bien, entendemos que aún siendo madres y amar a nuestros hijos, somos mujeres que deseamos progresar, encontrar un empleo, crecer en conocimiento, mejorar como personas, realmente tenemos muchas cosas en común y cuando la tempestad nos ha azotado, juntas hemos llegado a la conclusión que Dios tiene todo bajo control y que Él está presente en este proyecto.

Así es regresar a la universidad, es un mundo de emociones, pero al final logras creer en ti, realizas todo con dedicación porque quieres que tus hijos aprendan con tu ejemplo, que los sueños son posibles, que las metas se logran con esfuerzo y dedicación y es que no hay nada mejor que el ejemplo para enseñarles a nuestros pequeños.

What is your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *