Maternidad

Madre fuera de lo común

Por Ginneth Molano de Elías / Colaboradora Únicas

A través del tiempo, Dios me ha preparado y ha transformado mi corazón de una manera que nunca hubiese imaginado. Hace unos años cuando pasaba por salones de clases o por las clases dominicales, siempre pensaba, ¡qué paciencia tienen las maestras! definitivamente yo no podría servir con niños, porque nunca simpaticé con los gritos y dentro de mí creía que definitivamente mi llamado era evangelizar a jóvenes y adultos.

Sin embargo, me di cuenta de que Él trabaja de maneras impensables y que no es mi voluntad sino la suya, cuando mi hija mayor tenía un año y medio, le gustaba una clase donde todos los niños eran más grandes, por lo que tenía que quedarme en la clase con ella y había mucha necesidad de servidores, así que empecé a servir en una clase de niños. Ahora que miro atrás veo que siempre ha sido su voluntad y no la mía y, desde allí, Él fue marcando mi corazón y empecé a entender la necesidad de la palabra de Dios en la vida de los niños.

Luego de esto, en una ocasión por medio de una prédica que se llamaba: “Después de Dios lo más importante son las personas” donde se hablaba sobre Mateo 22:37-39 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Dios empezó a poner en mi corazón una carga impresionante, de que debíamos ir más allá, no sólo ser cristianos de fin de semana, sino que como familia debíamos demostrar el verdadero amor de Dios a las demás personas y además de esto, dejar un legado en la vida de nuestros hijos, enseñar con nuestro ejemplo. Pero a pesar de la carga, les confieso que me tomó un tiempo decidirme… Dios fue paciente conmigo y no dejó de inquietarme y, en la búsqueda de qué podíamos hacer en familia, nos enteramos de una charla sobre Familias de Acogimiento Temporal, que son familias que abren temporalmente las puertas de su hogar y de sus corazones a niños que se encuentran en situación de vulnerabilidad, hasta que su proceso legal finaliza y son reintegrados a una familia.

Así que, ahora soy madre biológica de tres niños Kami, Emmanuel y Samantha y de 6 niños temporales, que me reservo sus nombres por su privacidad (Cuatro de ellos ya reintegrados con sus familias) en total nueve por el momento, porque la tarea continúa con los que Dios permita ir agregando a mi familia. Cada uno de ellos ha llegado a mi vida para enseñarme muchas cosas, entre éstas, crear conexiones de madre a hijo, cada uno tiene necesidades y lenguajes de amor diferentes, por lo que no puedo tratarlos de la misma manera.

Normalmente, estas relaciones inician desde la concepción, donde sentimos que somos esperados, cuidados y amados; sin embargo, en algunas ocasiones y por diferentes razones, algunos niños no han tenido esta conexión con sus mamás biológicas, por lo que para mí, es una bendición y desafio proporcionales una relación donde ellos sienten un apego seguro y sepan que tienen una madre atípica, que con la ayuda de Dios, va a suplir sus necesidades físicas y emocionales.

Aún no sé cuándo mis dos niños tendrán que partir a su nuevo hogar, pero durante el tiempo que ellos permanezcan en nuestra familia, queremos que se sientan amados y aceptados, con sus habilidades y desaciertos, así como nuestro Padre Celestial nos acepta y ama a cada uno de nosotros, quiero que mis hijos sepan que aunque fallen, tienen un lugar donde se les ama y pueden regresar.

Pienso que todas podemos ser madres fuera de lo común de una u otra manera, sembrando la semilla de la palabra de Dios en los niños, para que cuando sean grandes nunca se aparten, siendo apoyo a madres de acogimiento y dando amor al que no tiene voz. Tú tambien puedes ser una madre atípica al servicio del Padre.

Pido a Dios que Él nos ayude a ser madres sabias, que sepamos distinguir las necesidades de nuestros hijos y que seamos mujeres virtuosas obedientes a su llamado.

What is your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in:Maternidad