Niños

Lía, la perla más valiosa

Mamita ven a jugar conmigo! Es una frase que contantemente he escuchado decir a mi hija en los últimos meses. Tomando en cuenta que tiene 4 añitos, considero que es muy normal que su mayor deseo sea jugar y jugar. En la era que estamos viviendo, en la que parece que el tiempo es corto para realizar todas las actividades diarias, resulta en ocasiones un tanto difícil dedicarles el tiempo que quisiéramos a nuestros hijos. Y no solamente a ellos, sino también a nuestra pareja, familiares y amigos. En ocasiones recordamos con nostalgia cómo nos hemos alejado de una u otra persona, nos preguntamos ¿Qué pasó? ¿Por qué ya no nos hablamos tanto? ¡Éramos tan unidos en aquella época! Probablemente pasó algo: nos olvidamos de fortalecer esa relación, pasamos por alto que toda relación es como una plantita, necesita cuidado y amor.

Recientemente escribí áun libro ilustrado para niñas: Lía, La perla más valiosa. Se trata de una pequeña, Lía, que por las diferentes cosas que le pasan no tiene buena autoestima, se encuentra una perla y le dice a su madre que quisiera ser tan valiosa como ella. La madre con una mirada tierna le habla de la parábola del mercader y la perla, le dice: Tú eres esa perla y Jesús es quien entregó todo por tu vida.

Al sentarme a leer este libro con mi hija, noté cómo podía poner en práctica algunos principios que son esenciales para fortalecer lazos en nuestra relación de madre e hija, y que también son aplicables a cualquier relación que anhelamos cultivar. Le dedico tiempo de calidad, esos minutos son sumamente importantes, sin teléfono, sin tv, somos solo ella y yo. ¿Le dedicas un tiempo de calidad a tu pareja, a tus amigas? A veces unos minutos para contarnos sus cosas, son valiosos para ellos.

Fomento una comunicación abierta, le pregunto: ¿Qué te parece? ¿Te gusta la historia? Y creo un ambiente en donde se sienta libre de expresarme su opinión. Sí, a su corta edad ya responde con toda sinceridad. ¿Has preguntado últimamente a alguien a quien quieres, cómo está, cómo se siente? Practico la empatía, le hago sentir que entiendo su deseo de jugar y al mismo tiempo le explico que no puedo hacerlo constantemente.

¿Nos ponemos en los zapatos de los demás cuando están pasando un momento difícil? Le muestro mi amor, no solamente con ese tiempo que le dedico, sino que también le hago saber claramente cuán importante es para mí. No se debe dar por sentado que las personas saben que las queremos, es necesario decirlo y principalmente demostrarlo.

La motivo a agradecer, dándole gracias por haber puesto atención durante la lectura y por estar allí conmigo. Siempre seamos agradecidas, por una llamada, por un gesto, por una palabra. Demos a otros lo que nos gustaría recibir.

Todos estos puntos son importantes para mantener una relación saludable y sana con nuestros seres queridos. Y principalmente con nuestros hijos, a quienes les ha tocado vivir un tiempo muy particular en donde la sociedad busca hacer tambalear sus valores y su estima. Fortalezcamos esas valiosas relaciones y sobre todo, no olvidemos contarles que para Dios y para nosotros son como la perla más valiosa.

What is your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
1
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *