La palabra hogar se usa para designar el lugar donde una persona vive, donde siente seguridad, calma y paz.  Mientras que “casa” se refiere sencillamente al lugar habitado, es decir al lugar físico. Muchas veces los esfuerzos se centran en poder brindar a la familia “calidad de vida”, en alcanzar construcciones bonitas amuebladas y decoradas pero un inmueble es un bien, una cosa tangible, pero un hogar es más que eso.

Construir un hogar significa tener claros principios, valores y normas que rigen la identidad de una familia, especialmente fundamentadas por el principio más importante; el amor. Por lo tanto, esta en cada uno de nosotros convertir nuestra casa en un hogar, un lugar acogedor, cómodo y tranquilo para vivir. Un lugar donde se cultive amor, simpatía y cortesía mutua y se desarrolle la confianza.