BIENESTAR

Hacer que las cosas pasen

Por. Sofía Rafael / Colaboradora Únicas

Desde mi adolescencia sufrí de sobrepeso, a la edad de 17 años empecé con el primer proceso para bajar de peso. Un año después, la muerte de mi abuela materna que era como mi mamá me afectó muchísimo; lo cual, hizo que dejara ese proceso. El duelo por la pérdida de mi abuelita me hizo refugiarme en la comida; ya que mi abuelita, con ella, me consentía. Pasé mucho tiempo con sobrepreso y no fue hasta los 34 años que volví a intentar pasar por el proceso de pérdida de peso; la cual, fue fallida por el desbalance emocional que padecía y nuevamente fracasé.

Recién cumplidos los 39 años dio inicio el evento que cambiaría mi vida para siempre. Un mes después de mi cumpleaños, Dios me permitió conocer un plan de salud integral para mujeres que tiene diferentes herramientas: alimentación, ejercicio y talleres de psicología.

Cada una de esas herramientas me ayudaron a iniciar una reducción de peso. Además, inicié un proceso con una profesional en Biodescodificación que me ha ayudado a superar eventos dolorosos que tuve en el pasado; dos específicamente que no me dejaban avanzar. He aprendido que no solo es la comida la que nos llega a afectar la vida; sino también, las cargas emocionales que no logramos soltar, como es el caso del duelo causado por la muerte de un ser querido. En ocasiones no logramos encontrar la causa a nuestros problemas internos que nos drenan y no nos deja avanzar.

En un párrafo anterior comenté del desbalance emocional que padecía, descubrí que la otra causa que no me permitía avanzar en bajar de peso, era que tuve un padre presente, pero emocionalmente ausente y eso causó mucho daño en mi corazón, llegué a entender que esa era la otra razón por la que no avanzaba y me costaba mucho hacer amistades con el sexo masculino y eso hacia también que la comida fuera un refugio emocional.

Soy testimonio de que cualquier mes y día se puede iniciar o continuar con una transformación, no siempre tiene que ser en el mes de enero específicamente para hacerlo. Dios nos da oportunidades a todas para iniciar con un sueño en cualquier momento, los tiempos para cada una son diferentes. De lo que estoy segura, es que Dios nos permitirá avanzar cuando el momento llegue. Así que, te animo a que si es en este mes, inicies con el sueño que ha estado en tu corazón. Es vital que ores y que estés atenta para cuando se presente la oportunidad y estés lista, así como cuando me llegó a mí y puedas decirle a Dios: “Heme aquí”.

Te dejo unas recomendaciones que me han ayudado durante los últimos 2 años y 2 meses de mi vida, que han sido para disfrutar una nueva forma de disfrutar la vida:

  1. Busca ayuda integral (cuerpo, mente y espíritu).
  2. El crecimiento no es lineal, hay ocasiones que todo lo haces perfecto y otros días no, pero sigue adelante.
  3. Pide ayuda al Espíritu Santo que te guíe a tomar las mejores decisiones.
  4. No te enfoques sólo en bajar libras, enfócate más en tener hábitos sostenibles de por vida.
  5. Cada día proponte 2 hábitos fáciles y sencillos de practicar, llegará el momento que esos hábitos los harás parte de tu vida.

Por último, compartirte que para agregar más valor a mi nueva vida, en el 2022 pude ser parte de la 3ª. Promoción del Diplomado Mujeres que Trascienden, Únicas ONG. La experiencia significó un antes y un después para la forma de arreglarme y de pensar en algunos temas. He aprendido que si quiero, lo puedo lograr tomada de la mano de Dios.

Te comparto un versículo que me ha ayudado en el proceso: “TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE”.

What is your reaction?

Excited
0
Happy
1
In Love
2
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in:BIENESTAR