Crecimiento Espiritual

Aprendí a disfrutar mi vida

Emilia Valladares / Esposa, madre, profesional, florista y Equipo Únicas

Hola soy Emy Valladares, tengo 57 años de edad los cuales los estoy disfrutando al máximo, como un gusto que jamás imaginé, soy esposa, madre, hija, profesional, emprendedora, florista y lo más importante, soy Hija de Dios a quien sirvo con mucho amor y gratitud.

Quiero contarte que para llegar a este estado de disfrute y deleite de mi vida, no es solo así, para ello he tenido que pasar una serie de procesos, los cuales han sido difíciles, amargos, tristes y dolorosos, momentos en los cuales llegué a reclamar a Dios del por qué me estaba sucediendo todo esto, que según “yo” no me lo merecía, que yo había dado todo por todos, que era buena hija, madre, esposa etc.

En dónde todo era ¿POR QUÉ? Y así se vino mi vida de derrota en derrota, llanto, queja y desesperanza (Dios estaba ahí solo para cuando lo necesitaba, como un bombero) creyendo yo, que todo lo que hacía por mis propias fuerzas era lo mejor, pero los resultados no eran lo que yo esperaba y me venía abajo de nuevo.

Me descuidé físicamente, entré en un estado de depresión, no levantaba vuelo para nada, mi hijo un día me dijo ¿DÓNDE ESTÁ ESA MUJER QUE SE LEVANTABA SI CAÍA? ¿DÓNDE ESTÁ ESA MAMÁ QUE SIEMPRE FUE POSITIVA? ¿DÓNDE ESTÁ LA PROFESIONAL QUE YO HE ADMIRADO? Fue muy duro para mí, recuerdo que ese día lloré y llorė y culpé a Dios de lo que había hecho en mí, si, lo culpé! Ahora comprendo que nunca fue culpa de Él, son los resultados de mis malas decisiones las que estaba viviendo, así de simple, ¿duele? Sí duele, pero es la realidad.

Cuando comencé a escuchar la Palabra de Dios, de corazón y dispuesta a realizar cambios en mi vida, en mi manera de pensar, comprendí y entendí que el problema era YO, que en mi estaba la decisión de hacer esos cambios y dije al Señor, quiero cambiar, quiero ser diferente, pero principalmente quiero hacer Tú Voluntad y no la mía, y así inicia mi caminar en varios procesos que han venido a mi vida, pero han sido totalmente diferentes, ¿Porqué diferentes? Porque ahora no me voy a llorar con una amiga o con mi guía espiritual, voy a los Pies de Cristo y le cuento por lo que estoy pasando, le pido su dirección, lloro con Él, le pido que me abrace y que me guíe para encontrar la solución a lo que acontece.

Te cuento querida Amiga para llegar a esto, también pasé por mucho más, inicia mi proceso de cambio con un curso de Sanidad del Corazón, busqué ayuda profesional, porque descubro que tengo mucho por sanar. En estos cambios que inicio entiendo hoy por hoy que muchas veces las personas que están a mi alrededor son usadas muchas veces como piedra de tropiezo para realizar esos cambios en una misma, pero pongo en acción lo que he aprendido en terapia, manejo de mis emociones y del cómo debo de reaccionar.

Tengo mucho que agradecer a Dios y a personas que estuvieron apoyándome a seguir adelante con cambios de vida y principalmente de pensar, actuar, con soltar todo aquello que me tenía atada, así como esa dependencia que yo tenía de mi esposo, lo cual me costó entender que yo solo dependo del Padre Celestial. Ahora entiendo con el tiempo y con una mente más clara que esto de depender absolutamente de Dios es lo que nos cuesta a muchas mujeres hoy en día, nos aferramos a un hombre totalmente sin darnos cuenta que del Único que podemos depender es de Dios Padre.

Aclaro que hoy en día, mi vida no es color de rosa, pero he aprendido a tomar fuerza, valor y ánimo para arrancar de cero, con obstáculos que siempre los habrán, pero estos nos sirven para darnos cuenta del potencial que tenemos y de las decisiones que tenemos que tomar por muy sencillas o difíciles que sean, tenemos que seguir confiando en el Padre, que Él siempre está ahí para fortalecernos, levantarnos y brillar en medio de la oscuridad.

En este segundo trimestre del año he tenido pruebas complicadas en las cuales he tenido sin sabores, pero lo más bello e importante es ver cómo Dios está a mi lado cuidando de mí, he aprendido a agarrarme de su mano, a decir ¿para qué es esta prueba? ¿Qué tengo que aprender y qué tengo que cambiar en mí? Aprendí a alabarle en medio de esas situaciones difíciles y seguir adelante confiando únicamente en Él. Lo más hermoso es que Él me sorprende enviándome ángeles con apoyo en varios sentidos y trabajo en lo que me apasiona, que es decoración con flores.

La victoria es del Señor y de verdad yo aprendí a decirle gloríate en mi debilidad y comprendí que tenía que sanar mis emociones, sentimientos, mi corazón, amarme, perdonarme y ser libre en Cristo Jesús, agarrarme de Su mano, porque sin Él nada soy y por ello sonrío y le adoro en medio de las pruebas.

Hay un mensaje que me encantó y es éste ESTOY EN REMODELACIÓN, VIERAS QUE BONITA ME ESTÁ QUEDANDO LA MENTE, EL ALMA Y EL CORAZÓN.

What is your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *