Bienestar social

Discípulo y maestro

Por: Elizabeth González  / Colaboradora Únicas

Un maestro es alguien que te enseña e influye en tu forma de actuar, de tal forma que por medio de su instrucción puedas alcanzar tus sueños hasta llegar al éxito.

Un discípulo es lo que podríamos llamar “un seguidor”, alguien que sigue la vida y enseñanza de otra persona. En este caso, un discípulo cristiano también acepta su llamado a predicar y difundir las buenas nuevas de Jesucristo.

En esta aventura que es la vida, desde que nacemos es un continuo aprendizaje. Nuestros primeros pasos, nuestras primeras palabras son producto del cuidado y enseñanza de nuestros padres, quienes se convierten en modelos a seguir para la formación de hábitos y valores por toda nuestra existencia.

Más tarde tendremos la formación académica, encontramos elementos tan importantes como el amor y el conocimiento de un buen maestro, quienes a traves de su enseñanza son la clave para descubrir la riqueza de la sabiduría, cultivar el conocimiento e incentivar el talento que llevamos dentro.

Aún la vida misma, es un maestro que a base de la experiencia puede enseñarte para bien o para mal, ojo con todo lo que hacemos pues toda acción tiene su consecuencia y su galardón.

Cada día es una oportunidad para enseñar y aprender, en ambas vías encontraremos personas que nos motivan, inspiran, aconsejan y también se convierten en maestros de la vida.

Construir un buen futuro lleva tiempo, esfuerzo y dedicación, los conocimientos adquiridos son pilares que te llevan hacia los objetivos, nunca es tarde para prepararte y convertirte en un maestro de vida, como padre o madre, esposo (a), hermano (a), amigo (a), líder, ministro de la palabra.

Este es el momento perfecto, hoy quiero presentarte al maestro de maestros, de quien viene la vida, la sabiduría, la inteligencia y el conocimiento, capaz de transformar el corazón, de hacer todo nuevo y renovar la mente del hombre. Jesús nuestro fiel amigo, nuestro libertador, nuestro salvador, nuestro modelo a seguir.

Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. Juan 13:13

¿Dónde puedo encontrar su enseñanza y su instrucción? A través de su palabra, escudriñando las escrituras nuestros ojos espirituales se abren, misterios son revelados y encontramos los pasos para crecer y ser más colmo Él.

Hágase un buen maestro, ¿Cómo podemos lograrlo? Jesús dio a sus seguidores la comisión de hacer discípulos, podemos llegar con palabra eficaz, podemos motivar a nuestros hijos y a los hermanos en la fe, pero también a nuestros amigos; dejar huella es mostrar que el amor de Jesús es la respuesta a toda situación.

Enseñemos a confiar en Jehová, estimulemos a nuestro prójimo en amar y honrar al Señor porque Él es bueno y para siempre es su misericordia. Pensemos y evaluemos cada uno sobre su condición, cada día presentémonos ante su presencia para que seamos vasos útiles para enseñar.

Prepárate para avanzar y recuerda, hemos sido llamados a hacer discípulos, vive la gran comisión, disfruta tu llamado y lleva el mensaje de salvación a toda criatura.

What is your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *