EDITORIAL

Vientos Nuevos

Por: Nancy Ortiz / Equipo Únicas

Amigas de Únicas llegamos a nuestra edición No. 27 y estamos agradecidas de que tu sigas siendo parte de esta hermosa comunidad.

La vida está marcada por etapas: nuestra niñez, adolescencia, adultez. Si la vemos desde la perspectiva productiva, etapa académica, etapa profesional al desempeñarte en el trabajo ideal o de tus sueños, la etapa de madre, de abuelita; en fin, pero que pasa cuando por alguna razón tienes que hacer la transición de una etapa a la otra y está siendo difícil para ti afrontarlo o no está siendo fácil cerrar la anterior y pasar a una nueva etapa.

Muchas veces puede dar temor, inseguridad, quizá en ocasiones hasta te deprimas por extrañar tu etapa anterior, pongamos algunos ejemplos; cuando te toca mudarte de casa porque tú o tu esposo encontraron otro trabajo o nuevas oportunidades en otro lugar y tienes que dejar a tu familia, vecindario o país. Qué sucede con una mujer que está atravesando por una separación, divorcio o duelo de su pareja y ahora tiene que enfrentar su realidad y sacar a sus hijos adelante. Qué pasa con aquellos que fueron despedidos y quizá llevaban muchos años trabajando en ese lugar y ahora les tocará optar a un nuevo trabajo o emprender un nuevo proyecto para seguir percibiendo ingresos. Estos son tan solo algunos ejemplos de ciclos que se deben cerrar para empezar una nueva etapa.

Dios es un Dios de oportunidades, en Cristo nunca es demasiado tarde para empezar de nuevo. En Isaías 43:19 dice: “He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.”

Así que, si te tocó pasar por algo inesperado, piensas que ya no hay esperanza, es demasiado tarde o dejaste algo inconcluso, déjame decirte que siempre hay nuevos vientos, quizá sea el momento de retomar tus estudios o carrera, quizá dejaste de prestarte atención a ti misma porque te centraste tanto en ayudar a otros que te olvidaste de ti, es un buen momento para reflexionar, sanar y seguir adelante, Ezequiel 11:19 dice: “Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne.”

Una de nuestras mayores promesas radica en la misericordia de Dios y su fiel amor que permanecen para siempre. “Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento.” (Is. 65:17) Dios es fiel y siempre estará contigo, no te sientas sola el va contigo a donde quiera que vayas y te respaldara en esta nuevo comienzo.

What is your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in:EDITORIAL