Crecimiento Espiritual

Fuimos llamadas para algo grande

Por: Ligia de Davila / Directora General de Únicas Ong

Este mes de Julio estamos de aniversario y pensaba en la bendición que tenemos los seres humanos de disfrutar de talentos que nos han heredado nuestros padres terrenales y los dones que por gracia de Dios hemos recibido.

Pensaba que tenemos tanto que dar y por diferentes razones no lo desarrollamos y por lo tanto no compartimos. En esta edición especial de aniversario quiero trasladarles mi experiencia del por qué nos tardamos tanto en poner al servicio de la comunidad nuestros dones y talentos y en ocasiones nunca lo logramos hacer:

1. Naturaleza pecaminosa: Gracias a nuestros primeros padres (Adán y Eva), el pecado está arraigado en nuestro corazón, ese pecado nos limita su función. El pecado provoca heridas constantes en nuestro corazón y ser engañados haciéndonos pensar que no somos capaces de usarlos y compartirlos.

2. Medio ambiente: Todas nacimos en un entorno familiar que en muchas ocasiones es disfuncional por el pecado y también por patrones de conducta que están alejados totalmente a lo que Dios diseñó. ¿Es culpa de algún miembro de la familia? Para nada, simplemente en muchas ocasiones nuestro hogar hereda de generación en generación, desde el vientre somos esponjas que recibimos todo lo que nuestra familia nos da y eso puede limitar el potencial de nuestros dones y talentos.

3. Nuestros pensamientos: Me atrevería a decir que uno de los más peligrosos, nuestro dialogo interno disfuncional que está acompañado del pecado que mora en mí, más lo aprendido en casa y la mentira que agregamos a nuestra capacidad de pensar que no servimos para nada. Créalo, muchas veces lo hemos pensado.

4. Las personas cercanas: Aunque no lo creamos, las personas más cercanas pueden ser las que más nos lastimen, pero ojo, las personas más cercanas pueden ser las que más lastimemos y eso nos haga pensar que “ellos son los culpables que no pueda desarrollar lo que me fue dado”.

Luego de darle una descripción de lo que he entendido a lo largo de mi vida, he decidido creer que, aunque haya tantas desventajas que no nos dejen avanzar hay alguien que pagó un alto precio para que lo anterior sea abolido, anulado, destruido en su totalidad; Jesús en la Cruz.

Todo lo descrito arriba lo viví y fue muy difícil creer que había algo especial en mí. Por muchos años pensé que era una buena para nada. Lo pensé de mi aspecto físico, de los dones que Dios me había dado y de los talentos heredados ya que tenía un desastre de hogar, eso pensaba. Que lejos estaba de la verdad, Dios en Su misericordia a pesar de lo que se veía ya había pagado un alto precio por mí y eso debía ser más que suficiente, sin embargo, no lo veía, no lograba ver el tesoro tan grande que era mi vida a causa de Su sacrificio en la cruz del calvario; que mi naturaleza pecaminosa, aunque sigue vigente, al reconocer mi necesidad de Dios va menguando un poco cada día.

Que, aunque sigue habiendo disfunción en mi hogar porque no somos perfectos, decidimos tomar la cruz y seguir los pasos de Jesús aquí en la tierra, tratando de vivir en humildad y sujeción al Señor. Que, aunque el medio ambiente cada vez está más cargado de dolor, rechazo, abandono; he entendido en quién he creído y que, aunque en el mundo todo esté al revés tengo esperanza que Dios está en control de todo y que mi responsabilidad es mantenerme firme en lo que he creído que es en Jesús, mi Señor y Salvador que viene pronto de regreso. Que, mis pensamientos siendo el enemigo más grande que tengo puedo llevarlos sujetos a la mente de Cristo con sólo hacer vida lo que dice Su Palabra. Y por último, pero no menos importante si en algún momento me hicieron daño, me limitaron, me censuraron, me bloquearon para no desarrollar lo que Dios me dio ahora entiendo que debo creer en lo que me ha otorgado y que es mi responsabilidad apoyar, levantar, animar a todas aquellas mujeres que crean que no pueden.

Todas podemos y mi misión en este tiempo es compartir lo que tengo, que sé es valioso porque fue dado por Dios para ayudar a muchas mujeres a que sean parte de su despertar con la ayuda del Espíritu Santo. Lo podemos lograr.

What is your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

1 Comment

  1. Como t ha llevado Dios en alas de águila, sigue volando amiga que aún hay más, tus victorias aunque lejos siempre las celebramos con mi amado vamos adelante que es la orden del Señor, t quiero mucho.

    1. Te abrazo Celfa bella. Gracias

  2. Queremos expresar nuestra alegría al saber que existen que siguen fomentando el Amor hacia los demás; por medios como este, el cual ejemplifican la Gracia y el mandato divino presentado en el evangelio según San Marcos 16:15 “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”.
    Creyendo que seguirán celebrando muchos años más y que se expandirán de una manera sobrenatural, GRUPO BISEL les felicita y les bendice grandemente en este primer aniversario de la Revista Digital Únicas, y se une a su gozo sabiendo que seguirán siendo usados por el Señor.

    1. Muchas gracias por sus bendiciones!

  3. En este tiempo mi mayor responsabilidad es ayudar a otras mujeres a que crean en todos los regalos que Dios les ha dado. Darles un empujoncito para que cumplan el propósito de Dios.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *